febrero 8, 2023
Últimas Noticias

RECORDEMOS 00:00 DE SIDDARTHA

Por en enero 24, 2023 0 21 Views

Por Liam Zambrano

Siddhartha, es uno de los cantautores mexicanos que vale la pena escuchar al menos una vez en la vida. Es un chico con un talento infinito, siendo un músico, cantante, compositor y productor. Seguro si eres fan ya te sabes la historia pero en caso de que no, el saltó a la fama gracias a que fue baterista de la banda mexicana Zoé, de ahí su vida cambio radicalmente para ser uno de los artistas más queridos por las personas.

Esta canción habla mucho del perdón, del deseo del reencuentro con una persona y a partir de esto, Siddhartha quiso agregar los sonidos de mariachi a su melodía. “Surgió lo del mariachi y después la idea de hacer una serenata en el video musical”, confesó el músico. A lo cual añadió: “En esta canción una cosa empezó a derivar lo siguiente desde el título hasta el video”. De esta nueva etapa musical en la que se encuentra y de su experimentación con nuevos géneros musicales como el mariachi Siddhartha mencionó: “Me causó mucha emoción y entusiasmo porque creo que la manera en la que está llevado a cabo no es nada pretencioso”.

Video ‘00:00′, de Siddhartha

De traje, con sombrero y a caballo (tal cual sus raíces jaliscienses) vemos a Siddhartha recorriendo un pueblo tradicional lleno de misticismo por parte de sus habitantes y del mismo jinete, pues tiene en su rostro un paliacate que oculta su identidad (por lo menos los primeros minutos del videoclip).

Los lugareños, que acompañan al misterioso personaje durante su recorrido por el pueblo, portan trajes típicos, sombreros, máscaras de personas de la tercera edad y animales como jaguares, y antifaces, además de tocar instrumentos como guitarras, guitarrones y trompetas.

El video de ’00:00′ está lleno de misticismo tradicional. (YouTube: YoSoy Siddhartha)

Al final conocemos la identidad del caballero que montaba a caballo, pues baja su paliacate para cantarle a su amada al pie de su puerta; ella está portando un vestido largo típico, con un antifaz decorado con flores. Él se acera a ella, ambos se miran fijamente y no se dicen más.